10:39 pm.     22 septiembre, 2021

“Día Mundial de Higiene Menstrual”: ¿A caso la menstruación es sucia?

Compártelo

Datos recopilados por la Fundación PLAN evidencian que la menstruación sigue siendo una situación problemática para las mujeres en zonas vulnerables del país.

En poblaciones de Bolívar, Boyacá y Guaviare; el 90% de las niñas no tienen conocimiento básico antes de la menarquia.

5 de cada 10 niñas de estos departamentos no tiene acceso a productos de cuidado menstrual.

La conmemoración que tiene lugar cada  28 de mayo tiene el objetivo de generar acciones frente a la pobreza menstrual, concientizar sobre y modificar percepciones mitos y tabúes en torno a la menstruación.

La pobreza menstrual es considerada en la actualidad como uno de los factores más preocupantes de desigualdad de género, ya que afecta no solo la salud de mujeres, niñas y personas menstruantes, sino que también lleva a que sean aisladas y maltratadas durante su periodo e incluso a que asistan menos al colegio, desencadenando menos autonomía social y económica. 

“Queremos aprovechar este día para visibilizar la importancia de quitarle el estigma a la menstruación e invitar a las personas a verla como un proceso natural y normal. En esta fecha que hablamos de higiene queremos que las mujeres se pregunten: ¿A caso la menstruación es sucia? ¿Qué es lo que se debe limpiar?”, comenta Laura , fundadora de la Academia Menstrual BLOOM, que tiene como propósito resignificar la menstruación y trabajar por los derechos menstruales en todos los estratos socio económicos.

Al respecto, Restrepo agrega que “el lenguaje es un instrumento que utilizamos a diario para comunicarnos y para construir cultura, por tanto es necesario evolucionar el término Higiene Menstrual a Gestión Menstrual, entendiendo que no se trata de ver nuestro cuerpos con asco o vergüenza, si no de darle un manejo integral a la menstruación, que incluye educación, acceso a productos e instalaciones que permitan el cuidado y la privacidad, y un manejo saludable. De esa manera es que se pueden derrumbar mitos y tabúes”.

De acuerdo con  la Academia Menstrual BLOOM, en Colombia las niñas, adolescentes, mujeres y otras personas menstruantes aún enfrentan muchas barreras de acceso a una gestión menstrual digna y saludable. Al respecto identifica 3 retos sobre los que es necesario trabajar:

Aumentar el acceso a productos de mayor salubridad como las copas menstruales y calzones absorbentes. Los de mayor distribución en el territorio son los productos desechables: toallas higiénicas y tampones. En promedio la menstruación empieza a los 12 años y finaliza a los 50 años, es decir que por 38 años una persona va a menstruar en promedio 5 días mes. Según las recomendaciones de salubridad para el uso de productos desechables, estos se deben cambiar cada 6 horas, lo que significa que cada persona menstruante debe utilizar 4 toallas o tampones al día. Esto significa que, en 38 años, esa persona necesita 9120 toallas y tampones, lo cual equivale a 340 kg de basura que no se puede reciclar debido a que contiene sangre.

Promover el acceso a soluciones para la menstruación que promuevan un mejor balance costo / beneficio con el medio ambiente y a nivel económico. Los productos desechables no solamente contaminan el medio ambiente sino que representan un gasto mensual para las usuarias que en el tiempo se traduce en un costo anual entre 100.000 y 400.000, de pendiendo de la marca y calidad de las toallas y tampones.

Llevar una gestión menstrual saludable requiere de acceso a educación sexual y reproductiva, a instalaciones como baños y agua, a productos como papel higiénico, jabón y algún producto específico para la menstruación como toallas higiénicas, tampones, copas menstruales, calzones absorbentes, entre otros. Son muy pocas las personas que hoy en Colombia pueden acceder a todo esto. Según un estudio de la UNICEF de 2015, 1 de cada 4 niñas ha faltado al colegio por la menstruación y más del 60% de las niñas prefieren estar en casa durante la menstruación. Ellas manifestaron que cuando tienen que cambiar su toalla higiénica en el colegio no tienen un lugar privado y adecuado para hacerlo.  

Uno de los factores que incrementa la pobreza menstrual es la falta de educación. De acuerdo con un estudio realizado por CENDEX para Unicef, en el pacífico colombiano se encontró que solo el 17% de las niñas encuestadas entre los 12 y 15 años sabía que la menstruación proviene de su útero, el 45% no supo que responder y el 35% argumentó que no tenían ningún conocimiento sobre la menstruación.

“Actualmente trabajamos en el proyecto social BLOOM, a través del cual reunimos fondos entre diferentes agentes como fundaciones, ONGs, Gobierno, empresas, colegios, universidades, etc, para lograr llevar los productos sostenibles y talleres de educación a comunidades de escasos recursos, víctimas del conflicto armado, privadas de la libertad, a niñas y adolescentes, entre otras. El objetivo de este programa, es resignificar la menstruación y que las beneficiarias puedan tomar decisiones más conscientes con respecto a su salud, su cuerpo y el planeta, indicó Restrepo.

Como resultado y a propósito de la conmemoración del 28 al 31 de mayo la Academia Menstrual BLOOM donará el 20% de las ventas totales de BLOOM a su Proyecto Social para llevar copas menstruales, calzones absorbentes y talleres de educación experiencial  a una comunidad de 15 mujeres madres cabezas de familia, mujeres desempleadas, estudiantes y amas de casa en San José del Guaviare.

Acerca de BLOOM

BLOOM es una empresa colombiana de copas menstruales, que salió al mercado en enero de 2018 con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las mujeres ofreciéndoles un producto de alta calidad, saludable, amigable con el ambiente y con la economía.

Acerca de la Academia Menstrual de BLOOM

La Academia Menstrual BLOOM tiene como propósito resignificar la menstruación y trabajar por los derechos menstruales en todos los estratos socio económicos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.