8:54 pm.     22 septiembre, 2021

Hollman Morris pasó de las amenazas y persecución del DAS a la campaña de desprestigio orquestada por contendores políticos

Compártelo

 

En un momento donde el asesinato político tiene toda la observancia se busca el asesinato moral.

 

Por: Camilo Arteaga Durán (@EpicuroDeSamos_).

 

A propósito del archivo de la denuncia de María Antonia García de la Torre contra el periodista y político Hollman Morris, nos dimos a la tarea de averiguar qué pasó con las otras denuncias y nos llevamos varias sorpresas que nos inducen a pensar que detrás de estas denuncias había una operación de desprestigio con fines políticos.

Cuando averiguamos por la denuncia de la joven Lina Marcela Castillo, quien en diferentes medios de comunicación entre enero y febrero del 2019, cuando Morris anunció su candidatura a la alcaldía de Bogotá, apareció señalándolo de acosador y posteriormente de estar detrás de unas amenazas contra su vida, supuestamente a raíz de las denuncias iniciales, nos encontramos, óigase bien, que dicha joven nunca radicó una denuncia penal ante la fiscalía por los supuestos hechos.

Revisando sus declaraciones ante los medios de comunicación la joven invitaba a denunciar a los acosadores y aseguraba que ella misma instauraría la denuncia pertinente, sin embargo nunca la interpuso.

Lo que sí logro fueron diferentes titulares en medios de comunicación, tendencias en redes sociales, entrevistas en diferentes emisoras donde acusaba y señalaba a Morris y también logró la solidaridad de diferentes grupos feministas.

Lina Marcela Castillo dio declaraciones en Publimetro, La FM y a través de sus redes sociales lanzó toda una campaña acusando a Hollman Morris y, una y otra vez, repetía que trabajaba en su oficina del Concejo de Bogotá cuando averiguamos con esa entidad, la oficina administrativa del cabildo distrital certificó que Lina Marcela nunca trabajó con el concejal. Acá está el certificado.

Nos llamó la atención que en su momento el concejal Morris dijo que Lina nunca trabajó en su equipo, sin embargo los medios de comunicación omitieron esta prueba porque pareciera que antes que el interés de saber si lo que decía la fuente era verdad, había un interés de sacar a Hollman Morris del camino porque era el candidato de Gustavo Petro y se convertía en una ficha importante del petrismo a la alcaldía de Bogotá, además que se había encargado de denunciar la corrupción en el millonario proyecto de infraestructura de Bogotá que es el metro elevado.

También pudimos averiguar que en algún momento la joven pidió refugio a una mujer del entorno de la Colombia Humana en Choachí en cuya casa la joven perpetuó diferentes robos. Igualmente en los círculos de grafiteros de Bogotá hay versiones sobre la desaparición de dinero que manejaba dicha joven.

Lina Marcela Castillo frecuentaba el entorno de Ángela María Robledo y la Juventud Humana y desde allí le dieron toda la credibilidad y se lanzaron ataques a la candidatura de Morris, lo curioso es que dicho entorno nunca la acompañó a presentar la denuncia penal como debería ser. Hasta el día de hoy y después de 3 años Lina Marcela Castillo no volvió a referirse a las denuncias. Pudimos establecer que reconocidas feministas le advirtieron a Ángela María Robledo sobre la falta de credibilidad y contradicciones en las denuncias de la joven. Sin embargo Robledo siguió señalando a Morris.

 

¿Qué pasó con Lina Marcela Castillo?

 

Durante la campaña a la alcaldía fue muy activa en el entorno de Ángela María Robledo y en algún momento se le vio en tarima en un evento promovido para la campaña a la alcaldía de Claudia López. Pero terminada la campaña a la alcaldía y habiendo triunfado Claudia López, Lina no presentó la denuncia contra Hollman Morris, canceló sus redes sociales, y desapareció por completo.

Hoy la encontramos trabajando en la secretaría de gobierno de la alcaldía de Claudia López, con contrato fijo por un valor mensual de 3 millones de pesos sin contar con un titulo profesional. Este es el contrato.

Hoy la Fiscalía busca a Lina Marcela Castillo para que responda por graves conductas penales.

 

La campaña de desprestigio

 

El tiempo le está dando la razón a Hollman Morris, no eran múltiples denuncias, ni había acoso sexual, la denuncia de María Antonia García presentada 8 años después del supuesto hecho fue archivada por la Fiscalía porque nunca se configuró dicho delito, pero sí logró todos los titulares de prensa, afectando el nombre de Morris en una coyuntura especial: la campaña a la alcaldía de Bogotá.

En el caso de Lina, nunca presentó la denuncia pero sí genera todo tipo de titulares y se activa un dispositivo de redes, influencers, medios de comunicación y el entorno del partido verde, sobre todo, seguidores de Claudia López que hoy sabemos que nunca llegaron a la justicia. Vale la pena anotar que a las denuncias nunca se les puso filtro por parte de los medios corporativos, nunca se escuchó la versión de Hollman Morris, todo indica que el objetivo era el desprestigio del candidato.

Y es que tal y como lo denunció en las ultimas horas el senador Iván Cepeda, en el caso de Hollman Morris operaron, influencers, medios de comunicación, el entorno político de Claudia López y un sector del uribismo que aprovechó en esa oportunidad acabar con el buen nombre de uno de los alfiles de Gustavo Petro.

A más de dos décadas de amenazas, persecución y montajes del DAS que no lograron silenciar al periodista y defensor de derechos humanos, se suma esta campaña de desprestigio orquestada desde los contradictores políticos que a toda costa buscaron sacarlo del camino.

 

ANEXOS:

 

1 comentario en «Hollman Morris pasó de las amenazas y persecución del DAS a la campaña de desprestigio orquestada por contendores políticos»

  1. Todo un gusto haber brindado nuestro apoyo al candidato correcto. El tiempo nos da la razón aunque el escuchar y haber hablado con Jorge Rojas hubiese fortalecido su plan de gobierno y posibilidad a crear una campaña basada en ideas y propuestas para dejar a la Dra. López con su marketing de manipulación de género y la equidad de género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.