La revolución pacífica de Petro.

Compártelo

 

Por: Ana Teresa Bernal

 

Los años 60 fueron años de convulsión y de cambios en el mundo, en Colombia fue la época del Frente Nacional un pacto de exclusión y privilegios, las élites abrieron el camino para que surgieran las insurgencias de las FARC y del ELN, los jóvenes abrazaron las ideas de los barbudos revolucionarios de países como Cuba, o los aires antiimperialistas de Ho Chi Min en Vietnam, varios curas como Camilo Torres se fueron a la guerrilla invocando la opción preferencial por los pobres con el argumento de que cada día crecía más la injusticia social.

 

Las décadas que siguieron a esos años produjeron más grupos insurgentes entre ellos el M19 que le puso una connotación nacionalista y menos catastrófica a la idea de la revolución, invocando la gesta libertadora de Simón Bolívar y los símbolos patrios como su espada, o la invención del Diálogo Nacional identificado como el gran sancocho nacional condición necesaria para superar la tragedia de la guerra.

 

Las cosas se complicaron, se agudizaron y degradaron con la inserción del narcotráfico que inyectó toneladas de gasolina a la guerra y el heroísmo de la revolución armada, así como el estado se contaminaron dramáticamente con ese mortal ingrediente.

 

El proceso de paz con el M19 en 1990 impulso la Asamblea Constituyente de 1991, que tuvo una serie de afortunadas confluencias que desataron un cambio constitucional para avanzar en el reconocimiento de los derechos ciudadanos, entre ellos la inclusión de las diferentes poblaciones étnicas  que hacen parte del país. Fue una corta primavera democrática.

 

Las organizaciones insurgentes más numerosas y antiguas como las FARC y el ELN no fueron parte de ese proceso quedando por fuera y no tardó el país en caer en otra acción de guerra en el gobierno de Cesar Gaviria: la guerra integral.

 

Para entonces quienes firmaron acuerdos de paz como el M19, un amplio sector del EPL, el movimiento Quintin Lame, y posteriormente la CRS proveniente de un sector del ELN, comenzaban a asimilarse en la vida civil, algunos pocos en la política, otros en los negocios, otros en el desempleo, y así, sin lograr afianzar algún proyecto político de envergadura que pudiera alcanzar por medio de los escenarios democráticos los profundos cambios que el país necesitaba y la puesta en práctica la nueva Constitución Política de 1.991.

 

Fueron sectores ciudadanos quienes principalmente en la década del 90, acompañados de algunos miembros de insurgencias desmovilizadas promovimos movimientos y redes en favor de La Paz y de salidas políticas a las guerras que se mantenían y crecían dejando un mar de muertos, desplazados y lastimados por la guerra.

 

El Estado no paró sus acciones derivadas de su concepción del enemigo interno importada desde hacia mucho tiempo de las tensas estrategias de la guerra fría en el mundo, en la que toda acción rebelde era ubicada en el campo del comunismo.

 

Gustavo Petro, como miembro de la dirección nacional, había firmado La Paz con el M19, había sido un fiel militante de esa organización y había cumplido la palabra de no volver a tomar el camino de las armas pese a que a su líder más importante Carlos Pizarro lo habían asesinado después de la firma del acuerdo. Recuerdo el día de su entierro como un día de movilización en medio de un diluvio de agua y lágrimas que caían sin parar  del cielo y de los rostros confundidos de quienes le habían apostado con tanta esperanza a La Paz.

 

A pesar del duro revés, los del M19 no se devolvieron a la guerra, estaban convencidos de que no sería con las armas que se conseguiría un cambio para Colombia.

 

El M19 se disolvió como organización político militar  y dio paso a diversas expresiones políticas, muchos de sus militantes se dedicaron a diversas actividades económicas, sociales o académicas. Algunos lograron intervenir en escenarios legislativos o de gobernabilidad como Antonio Navarro que logró ser Senador, Gobernador y Alcalde, o Vera Grabe congresista de la República    desarrollando  tareas importantes en procesos puntuales, pero sin ninguna posibilidad de lograr las mayorías para que la sociedad colombiana pudiera transformarse significativamente para que esa Constitución de 1.991 pudiera desarrollarse en la democratización que el país siempre ha necesitado para acabar con la violencia histórica y estructural que nos acompaña.

 

Por el contrario todo se fue embolatando en beneficio de minorías cada vez mas corruptas y excluyentes, muy poco de lo consignado en esa Constitución sirvió para un mejor vivir de los colombianos. Las mafias se tomaron casi todos los escenarios de poder y de riqueza, los privilegios fueron más evidentes y la violencia, el hambre y el abandono dejaron decenas de millones de víctimas que sólo podrán salir de esa condición si el país logra La Paz y la democracia de verdad.

 

Pero, qué fue lo que hizo Petro para que en medio de tanta adversidad llegará a gobernar desde el 7 de agosto pasado a esta Colombia herida?

 

Petro no dejó de concebir nunca un proyecto político de cambio profundo y real para Colombia, por eso le apostó siempre sin importar el esfuerzo y el tiempo que fuera necesario, a ensayo y a error, a ganancia y perdida, con la convicción de que sólo preparándose y siendo coherente en sus planteamientos, constante y perseverante se lograría algún día alcanzar el objetivo de ser gobierno, viejo anhelo que  desde Álvaro Fayad uno de los máximos dirigentes del M19 en la IX Conferencia en el llamado “Congreso de los Robles” a finales de 1984.

 

Petro nunca claudicó, nunca se acomodó, ni se arrodilló ante el poder, por el contrario con valor, con mucho valor fue capaz de desenmascarar los nexos de muchos políticos con el paramilitarismo y de políticos y paramilitares con las mafias del narcotráfico que se fueron sumando hasta controlar casi todo el poder.

 

No fue el único, pero si el más coherente en que esas denuncias no podían ser una pieza suelta sino parte de una estrategia para hablarle al país, no se quedó solo en la denuncia, sino que a ella le agregó la propuesta política y programática de cambio que el país ha necesitado.

 

No lo hizo solo, porque siempre ha hecho parte de un conglomerado político, pero no se ha quedado en las siglas de un partido, ha hecho que los partidos sean funcionales al cambio y no el cambio a los partidos.

 

Aunque los adversarios hayan querido distorsionar con mentiras su capacidad de gobernante, Petro fue un buen Alcalde de Bogotá, que disminuyó significativamente la pobreza, sostuvo un buen promedio de los indicadores macroeconómicos, que redujo el desempleo y dejó una tasa histórica de desempleo en 8.7%, fortaleció las empresas públicas de Bogotá, amplio la cobertura de la inversión social en salud y educación y sobre todo su gestión fue tan importante que en las ultimas contiendas electorales los votos por Petro y los movimientos que el representa son los que demuestran la valoración por su gestión.

 

Petro en sus campañas no se quedó encerrado, cientos de encuentros en plaza pública lo conectaron directamente con la gente, se recorrió el país, sabe sus necesidades y sabe que como gobernante debe responder a ello.

 

Con perseverancia, coherencia y mucha lucha, Gustavo Petro es hoy Presidente de Colombia, se ha tomado su tiempo para armar un gran equipo que lo acompañará en las decisiones que debe tomar para que Colombia crezca y sea de verdad una potencia mundial de la vida y se enrumbe por el camino definitivo de La Paz y el desarrollo.

 

En pocos días comienza a demostrar que es posible que un policía patrullero pueda aspirar a ser general, que todos los jóvenes puedan ser profesionales porque la educación es un derecho, que los campesinos puedan realizar sus sueños porque tienen derecho a la tierra y al crédito, que los industriales puedan hacer crecer a Colombia, que las mujeres, los negros y los indios podamos gobernar, que nadie se muera de hambre o de sed y que el centro de la seguridad sea el ser humano, que la paz es una gran tarea y que también debe hacerse con la naturaleza.

 

Sin un arma, sin violencia, sin matar a nadie, Gustavo Petro nos ha demostrado que con lo que él llama la política del amor Si es posible hacer una revolución pacífica.

15 pensamientos sobre “La revolución pacífica de Petro.

  1. Como ciudadana he acompañado a Petro en todas sus luchas en las diferentes etapas en que le ha servido a Bogotá y al país y ahora que es gobierno seguiré acompañándolo. Hay muchos enemigos, poderosos y con intereses particulares que no desean que triunfe en profundizar la democracia y trabajar por la paz total. Nuestra tarea incluye comunicar esto, gracias por hacerlo.

    1. Tras muchos años de partidos tradicionales e incapaces y corruptos, temerosos del cambio. Hoy tenemos una gran oportunidad de ver esa luz al final del tunel, Gustavo Petro es la esperanza de un pueblo incluyente de todos y para todos Dios lo bendiga y le dé la sabiduría para que gobierne este país tan difícil y complejo.

  2. Petro con la ayuda del pueblo colombiano, fue capaz de desbaratar el proyecto narcoparamilitar que las mafias y los políticos dieron a un a llamado Álvaro Uribe Vélez, el presidente que nos puso la mafia.

  3. Que Dios y el pueblo acompañemos a nuestro presidente para que aya un verdadero cambio en nuestro país político y social que viva petró que demostró que si se pudo

  4. Petro: un fenómeno en la política colombiana de los últimos tiempos. Auténtico, con el mejor proyecto para la vida de los colombianos. Un político, confiable, genuino y con unos propósitos sinceros, a los que no estábamos acostumbrados por la degradación que la extrema derecha nos plasmó. Ojalá que la envidia de los responsables de tanta corrupción y sus enemigos, le permitan hacer por este sufrido país, lo que esos no quisieron hacer.

  5. Petro es lo mejor que le pudo pasar colombia es nuestro oxígeno de vida yo como lider social ya me siento que no me van matar llego la hora de los campecino volver a su finca es mi mejor alegría ana teresa les puede contar mi triste istoria

  6. Un sueño que veíamos muy difícil de realizar pero la constancia y compromiso nos permitieron que hoy se abra la puerta de una paz total con Justicia social, nuestro pueblo se lo merece después de tanta exclusión, injusticias y muerte. Gracias Gustavo Petro por su valentía y coraje quien con la mística que muy pocos líderes tienen te has ganado la confianza y el amor del pueblo Colombia de la mano contigo haremos de Colombia una Patria soberana, justa e incluyente .

    1. Petro, se preparó para gobernar, conoce el país, el territorio y estado, es un estadista y sensible a lo social.
      Sus luchas por las injusticias sociales,la exclusión, por los vulnerables , Desde que Gustavo Petro salió al ruedo político me convencí lo seguí y apoye, los que hemos sufrimos la crueldad de la
      guerra es y ha sido siempre nuestra esperanza, que le da cumplimiento al estado social de derecho. Petro le ha portado al país con caraje y Valentía denunciar al paramilitarismo y los corruptos exponiendo su vida, siempre haciendo por una patria mejor. Le agradezco a Jesucristo misiricordioso por Petro presidente de nuestra Colombia sufrida para que en acompañia con pueblo le cures esas heridas a la patria. Gracias a Dios que me dio la oportunidad que después de tantas luchas y desesperanza puedo ver el cambio en mi patria, ya se siente en pocos días de gobierno.
      El espíritu santo le siga dando sabiduría y salud a nuestro presidente, para conseguir lo que por mucho años hemos soñado y buscado, COLOMBIA EN PAZ CON JUSTICIA SOCIAL.
      Es un orgullo tener un ser humano tan grande de presidente.
      DIOS TE BENDIGA GUSTAVO PETRO,

      1. DIOS me ha permitido, tal como se lo pedí en mis oraciones, vida para ver de PRESIDENTE, al doctor GUSTAVO PETRO, a quien vengo siguiendo desde sus intervenciones en el Senado.Estoy segura, de que es una GRAN BENDICION PARA COLOMBIA. DIOS le de salud, y larga vida.

  7. Acompaño a Gustavo Petro hace 12 años desde que me enamoré de su proyecto político, su valentía, su inteligencia emocional e intelectual, hemos caminado por las calles y en es caminar he visto el amor que siente por los más vulnerables.
    Tiene claro que la educación es la base de una sociedad equitativa y en paz . Su cerebro está conectado con su corazón, tiene claro que unidos en un bien común podemos crecer como país sin exclusiones.
    Ha logrado con este triunfo renacer la esperanza de un pueblo oprimido por las fuerzas oscuras.
    Dios lo protege como a la niña de sus ojos. Te amo mi Petro!

  8. Petro encarna el amor coherente con la vida. Motivos suficientes para haber logrado devolvernos la esperanza, en ese nunca olvidado en la historia de Colombia en donde por primera vez fuimos libremente a las urnas y es nuestro voto limpio y transparente el que tendrá nuestro apoyo en todos los momentos de dificultad.

  9. Dios guarde y proteja a nuestro Presidente es un ser transparente lleno de luz y amor a los más vulnerables..,como es el pueblo de nuestro acompañamiento depende que él pueda cumplir todos los proyectos..no será fácil pero si se puede…. bendiciones

  10. Gracias Dios mío por escoger a este gran hombre como presidente de nuestra Colombia.i Que vivaGustavo Francisco Petro Urrego!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.