6:17 am.     25 febrero, 2021

¿Por qué la familia de Sergio Fajardo hace negocios con narcotraficantes?

Compártelo

Por: Juan David Duque (@juanduquega)

 

Sergio Fajardo desde sus inicios en política ha optado por un discurso centrado en la transparencia, la no polarización y la lucha contra la corrupción. Con estas premisas es de esperar que Fajardo sea completamente cristalino y claro tanto con su pasado como con el de las empresas de su propia familia.

No obstante, esto quizá no sea tan así al analizar los negocios de su familia. La familia Fajardo Valderrama ha estado desde hace muchos años asociada al sector de la construcción, principalmente en Medellín y Antioquia. En 1979 la empresa familiar “Inversiones Fajardo Valderrama” vendió un predio a la esposa del narcotraficante Pablo Escobar, Victoria Henao de Escobar.

En aquella época Escobar estaba en su cúspide como narcotraficante y poseía múltiples propiedades incluyendo la afamada Hacienda Nápoles, incluso en 1976 ya había sido capturado con 19 kilos de cocaína.

Aún con lo increíble que pueda parecer lo anterior, este no es el único nexo comercial que haya tenido con delincuentes. En el 2007 acorde a El Tiempo, los Fajardo vendieron a “alias el arquitecto” una propiedad en Soler Gardens, propiedad que posteriormente seria incautada por la fiscalía.

Más allá de la responsabilidad personal de Fajardo en estas ventas, es de notar que un futuro candidato presidencial que trata de convencer a la ciudadanía con su transparencia y su lucha contra la corrupción ha querido mantener estos hechos ocultos. Es importante preguntarnos porqué nunca ha sido transparente con los negocios de su familia , ¿o es que acaso la lucha contra la corrupción es solo para todo aquel que no se apellide Fajardo?

1 comentario en «¿Por qué la familia de Sergio Fajardo hace negocios con narcotraficantes?»

  1. Ese mancito ha sido un mendacito. Bien que le saquen esos trapito sucios-muy sucios-al sol, para que deje de hacer el figurin de la honestidad, cuando en verdad es solo PAJA, PAJARDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.